Busca empleo cuanto tengas empleo

Estamos trabajando ya con herramientas de búsqueda de empleo y quería compartirte una herramienta de uso general que puedes utilizar no solo para buscar un empleo, sino para cualquier ámbito de tu vida, y es el uso de la pregunta; ya hablaremos de las preguntas que podemos hacer a entrevistadores, a colegas o competidores en nuestra aventura, pero ya sabes que nos gusta ponernos a nosotros mismos primero como vía para aprender, comprender y empoderarnos.

La pregunta nos ayuda a ponernos en primera persona, a comprender que somos los protagonistas de esta historia en la que nos hemos embarcado, nos ayuda a ordenar nuestras tareas, a priorizarlas y a ejecutarlas en el orden correcto; las preguntas que te van a ayudar a avanzar en todo este proyecto van a ser :

  • ¿Quién está buscando el empleo?

  • ¿Dónde enfoco mi búsqueda?

  • ¿Para qué quiero el trabajo?

  • ¿Cuanto tiempo tengo para lograrlo?

  • ¿Cómo voy a realizar la búsqueda?

  • ¿Qué puedo yo aportar?

En entradas anteriores hemos tratado ya todas estas preguntas y espero que hayas trabajado tus respuestas, empezamos trabajando sobre quienes somos, para aprender que conocernos en profundidad, lo que nos puede abrir puertas que hasta ese momento nos eran invisibles,  y también nos descubre valores diferenciales que nos hacen únicos.

Comprender quienes somos nos ayudó a descubrir donde podríamos ser más efectivos en nuestra búsqueda.

En la entrada anterior, Idoya nos empezó a hablar ya de herramientas de búsqueda de empleo para ir abordando la mayor de las preocupaciones de un buscador de empleo, el Como y descubrimos que hay partes de nosotros que quizá jueguen de alguna forma consciente o inconscientemente en nuestra contra a través de nuestras creencias, valores, normas autoimpuestas, rutinas, etc. Para comprender como funciona nuestro cerebro debemos contestarnos a esta última pregunta que nos queda aún  pendiente.

¿Para qué buscas un empleo?

Ya comentamos en la primera entrada que el buscador de empleo habitualmente contesta a esta pregunta con una respuesta. 

Necesito ganar dinero, tengo facturas que pagar.

Una motivación como esta es peligrosa, pues como vamos a ver, desestabiliza uno de nuestros pilares en la toma de decisiones, la urgencia de cubrir nuestras necesidades más básicas, el alimento, el abrigo, la salud; pero no únicamente pone en riesgo nuestras necesidades fundamentales, sino tambien la de nuestros seres queridos como darle una seguridad a nuestra familia, procurarles recursos, educación y bienestar.

Cuando un buscador de empleo nos dice que busca trabajo de lo que sea, todos estos pilares ya están en riesgo y es mucho más difícil la búsqueda de empleo de forma efectiva, el estrés se adueña de su vida y el miedo se hace con el control, nubla la capacidad de decisión e impide en cierta forma, la creación efectiva de una estrategia de búsqueda. Es por ese motivo que nunca debes olvidar que…

Una estrategia de búsqueda de empleo preferiblemente se diseña y se pone en marcha cuando aún tienes empleo.

Abraham Maslow en 1943 presentó su teoría sobre la motivación humana y en ella incorporaba la famosa Pirámide de Maslow, en la que representaba las necesidades de cualquier ser humano, que empiezan siempre con aquellas cosas que nos permiten la  subsistencia como seres vivos, para pasar después a aquellas que nos permiten desarrollarnos socialmente y acaba con las que nos permiten desarrollarnos plenamente como personas. El desempleo es un descenso por esa pirámide, en el que poco a poco se corre el riesgo de perder primero nuestra autoestima, nuestra creatividad y proactividad para perder nuestra capacidad de resolución de problemas y aceptación de la realidad. Una vez socavada nuestra autoconfianza perdemos nuestra imagen pública, lo que nos reduce considerablemente la capacidad de socializar para en último término, correr el riesgo de perder nuestros pilares más básicos como son el sustento, el cobijo, la salud y la seguridad.

 
De J. Finkelstein, traducido por Mikel Salazar González ¡¡¡????. - Basado en File:Maslow's hierarchy of needs.svg, de J. Finkelstein, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2696674

Hace unos días vi una publicación en Linkedin de Alfredo Vela Zancada que es muy ilustrativa de las necesidades de un buscador de empleo y como pueden ser potenciadas cada una de ellas antes de que te haga falta; solo con un breve vistazo a la misma descubrirás porque es un trabajo esto de buscar trabajo.

Pirámide de Manslow para el empleo creada por Alfredo Vela

La reconstrucción solo puede hacerse de abajo hacia arriba, de forma que hay que asegurar primero las necesidades básicas como vía para eliminar cierto grado de incertidumbre y miedo en la búsqueda, en caso contrario caemos en una carrera contra el reloj, contra nosotros mismos y nuestra pérdida de identidad. Si este es tu caso, necesitarás algo más que la lectura de un libro o seguir nuestro blog, necesitas un plan para resolver primero lo urgente para pasar después a lo importante.

Asentar las necesidades fisiológicas tiene mucho que ver con la cantidad de problemas que eres capaz de resolver, esto lo puedes trabajar mejorando tus conocimientos y experiencia, enfrentándote a salir de tu zona segura habitualmente para aprender nuevas habilidades y obtener nuevos conocimientos y experiencias. Cambiando tus hábitos, tus costumbres, tus lecturas y maestros. Ampliando tus fuentes de información, incluso a aquellas con las que no estés de acuerdo, indagando en nuevos valores, poniendo en cuestión tus principios, tus normas , tus creencias y mejorando tu cultura financiera.

Para sentirte más seguro necesitas saber manejarte en diferentes ámbitos, en diferentes sectores, probando, equivocándote, manteniendo tu mente abierta a nuevos universos de conocimiento y realidad, aunque sobre todo aprendiendo que solo siendo responsable del problema puedes lograr resolverlo, no existen culpables de tu situación sino aprendizajes pendientes de realizar.

Somos seres sociales, no podemos vivir solos, de espaldas al mundo, conocer el entorno y las personas con las que compartes el camino se hace imprescindible para atreverse a dar el paso a conocer a aquellos a los que puedes ayudar con sus retos y que probablemente, podrán ayudarte a ti con los tuyos. Si te conviertes en un altavoz pidiendo ayuda, tu voz se ahogará en el mar de sufrimientos. Aprende a comunicar, aprende a presentarte, escribe y lee como vías para conocer a otras personas que quizá antes pasaron por donde tú estás hoy. Descubre las biografías.

Y a partir de ahí, toca redescubrirse, reescribirse como diría el gran Javier Clavero, comprender que aquello que perdiste siguió esperando su oportunidad dentro de ti, desde ahí el único camino pendiente, es el de ayudar a otros que como tú, les tocó empezar desde cero.

Por cierto, si es la primera vez que nos lees, te recomiendo encarecidamente que empieces por el principio en REINVENTARSE, y si te ha gustado mucho la entrada y quieres continuar, puedes hacerlo en TÚ SABES QUE NO BUSCAS EMPLEO.

Compártelo si te gusto, y deja tu comentario.

Deja un comentario

47 − = 44