El secreto

El secreto

   Eran las tardes de invierno en el caserón las más emocionantes que recordaba de su infancia, cuando ya era de noche y aprovechaba las sombras para escabullirse escaleras arriba muy despacio, evitando que el crujido de los escalones alertara a su padrastro. Arriba, e iluminada por lo titilantes candiles, las temblorosas sombras le marcaban el camino hasta aquella enorme puerta de madera de aspecto siniestro. Aquella puerta, siempre cerrada a cal y canto, le provocaba un estremecimiento solo con tocarla, aunque era una sensación que le gustaba; rozaba con los dedillos sus perfiles y comprobaba como el bello de sus brazos se erizaba y su corazón se agitaba como por arte de magia. 
 
   Todo lo relacionado con aquella puerta era un misterio, era como comer una fruta prohibida y precisamente por eso le gustaba. De entre todas las emociones que la hacía sentir, era el ojo de su cerradura la que más la agitaba y por eso la dejaba para el final, cuando se inclinaba levemente para asomarse a lo desconocido, lo prohibido y se encontraba con aquella mirada, mezcla de tristeza y frialdad, que inexplicablemente siempre la hacía llorar. 
   Aquel recuerdo, tan vivo como siempre, volvió aquel primero de junio cuando junto a su abogado, regresaron a aquel lugar con una llave en el bolsillo; hacía un mes que su padrastro había muerto y ella era la única heredera; al final podría desentrañar el secreto de la mirada oculta tras las sombras de aquella habitación. 
 
   La llave se resistió a hacer su trabajo, pero tras unos empujones, finalmente cedió y descubrió una estancia oscura y con cierto olor a historia, recuerdos y dolor.
   Busco instintivamente la pared en busca de una ventana que sabía que debía estar allí, y tras nuevos crujidos , finalmente dejó paso a una luz cegadora que iluminó, casi por vez primera, aquella estancia.       Como si de una imagen celestial se tratase algunos rayos alumbraron un retrato en la pared que a juzgar por su ubicación era el de la persona que la miraba a través del ojo de la cerradura. El cuadro marcaba una fecha que coincidía con el año de su nacimiento y mostraba el rostro de una mujer con un secreto inconfesable en su corazón, entonces fue cuando lo comprendió todo, aquella mujer, sin lugar a dudas era su madre.
 

Compártelo si te gusto, y deja tu comentario.

Deja un comentario

14 + = 16

Ayuda

Un momento para respirar

Un momento para respirar    Pesadamente entró en el  parque donde habitualmente disfrutaba de la comida, el único momento de descanso que se permitía cada

Leer Más >>

El esclavo

El esclavo    La cocina siempre había sido su gran pasión; el único arte capaz de  estimular todos sus sentidos a la vez en un

Leer Más >>