Opiniones

Las opiniones son como los culos

     Este titular es una obviedad, y lo sabes, sabes perfectamente que las opiniones son como los culos, porque todo el mundo tiene uno, y sabes que eso que te están diciendo no tiene porque ser verdad. Sabes que puede incluso que la persona que te ha dado su opinión, probablemente no sea congruente con ella (consejos dan que para si no tienen), pero aún así, cuando recibes una crítica, te hace daño.

 
     Es curioso, porque si la opinión es una adulación en lugar de una crítica, entonces nos gusta, y es que es inevitable, no podemos pelearnos contra nuestra propia naturaleza, nuestro ego, nuestro cerebro es REACTIVO.
 
    Nuestro cerebro ha evolucionado para responder a las preguntas que nos hacemos, en ocasiones incluso antes de que se produzca la misma, incluso antes de que viertan sobre nosotros una opinión, y así nos dejamos llevar por el torrente emocional que provoca, donde nuestro ego solo nos deja ganar.
 
   Espero que tengas claro que no existe una sola versión de la realidad, sino tantas realidades como personas, y que estas no están basadas únicamente  en lo que los sentidos pueden informarte, sino que también cuentan las experiencias vividas, los valores y los conocimientos que hayas adquirido, así que con tanta información

¿Cómo alejarte del hecho de que te hagan daño las opiniones de los demás?

   La primera regla de oro es casi inmediata, ¿no crees?


No pidas opiniones si no sabes encajarlas. 

  En caso de que no la hayas pedido y las recibas generosamente…


Puedes obviarlas o evitarlas antes de que se produzcan.


   Aunque la forma más efectiva es escuchando, comprendiendo que solo es eso, una OPINIÓN, y no la verdad, y que quizá pueda servirte para aprender algo sobre ella, ya que si te hace sentir algo por algo será. Además recuerda siempre que una opinión dice mucho más de aquel que la emite que de aquel que la recibe.
 
Si no sabes de que hablo visita mi Diccionario Emocional
    Las opiniones te permiten ver el mundo a través de los ojos de otra persona, comprender, descubrir nuevas formas de abordar retos o resolver problemas, te permiten comunicarte y expresarte, aunque debes escucharlas y emitirlas desde el respeto, que es el caldo de cultivo donde podrán ayudarte a construirte en lugar de a destruirte.
 
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Compártelo si te gusto, y deja tu comentario.

Deja un comentario

32 + = 37

El reto de Belén

El reto de Belén    Una uva tras otra, las doce campanadas dieron a luz a este 2020 mientras, nuestros pensamientos se diluían entre deseos

Leer Más >>

Año nuevo, viejos errores

Año nuevo, viejos errores  Acaba de nacer un nuevo año, el 2019, y con él, llegan momentos de reflexión, de propósitos y objetivos tanto a

Leer Más >>