depression-g7f02a9505_1920

Tú sabes que no buscas empleo

La búsqueda de empleo es una tarea muy bien descrita por parte de agentes sociales, mentores profesionales, orientadores laborales e incluso coaches de cambio profesional. Todos ellos saben que para encontrar trabajo hay que realizar una serie de pasos que ejecutados de forma secuencial terminan en éxito en un porcentaje muy elevado de los casos; esto es así eminentemente en países desarrollados o en vías de desarrollo. Pero entonces ¿Por qué cuesta tanto encontrar empleo?

La búsqueda de empleo es una tarea con una enorme carga emocional, en la que la persona suele embarcarse en una carrera contra el tiempo en el que cada día que pasa sin lograr el objetivo (un objetivo en teoría concreto) la autoimagen personal y la imagen social van decayendo, de forma que al pasar unos cuantos meses, los peores temores empiezan a hacerse realidad.

Ya hemos comentado en esta serie de post sobre empleabilidad que necesitamos aprender sobre nosotros mismos para colocarnos en la casilla de salida pero en algunas ocasiones, problemas más graves impiden nuestra empleabilidad, es cuando estamos perdiendo la partida nada más empezar y no nos hemos dado ni cuenta.

Los pasos a seguir para conseguir emplearte puedes encontrarlos en los anteriores post que empezaron aquí, y puedes embarcarte en la aventura de recorrerlos en soledad, pero la tarea se hace dura, sentirás como el fracaso te golpea sin poder tener una visión externa que te ayude a aprender de tus errores. Por ese motivo es mucho más grato (y efectivo) hacer el camino en compañía de otros, para acabar construyendo un equipo donde se multipliquen las posibilidades de éxito.

Además también puedes contar con la ayuda de profesionales como los que te he comentado al principio del post, personas que pueden abordar la tarea de ayudarte de forma diferente pero que sin duda te podrán aportar esa visión necesaria para que logres tu objetivo, aunque todos ellos saben que en ocasiones no funciona, en ocasiones hay algo dentro del buscador de empleo que impide su logro, algo que ni siquiera él conoce; es cuando ni siquiera sabes que en realidad, no buscas empleo.

En ocasiones la búsqueda de empleo se convierte en una cortina de humo, en una excusa para no abordar otros problemas, otros retos más grandes y a menudo complejos, que de forma inconsciente están presentes en la búsqueda, bloqueándola; en mi experiencia como mentor de busqueda de empleo lo he visto en varias ocasiones, personas que en realidad tienen otras tareas que ellos saben que son más importantes como tratarse de una enfermedad grave, cuidar a un familiar enfermo o incluso abordar un problema psicológico como puede ser la ansiedad, el stress o la depresión.

Te lo digo en serio, si en esta aventura no estás al 100%, sencillamente no estás, tu mentor podrá darse cuenta de este obstáculo que te está atenazando, pero no te podrá ayudar; en estos casos, sin duda el acompañamiento terapéutico se convierte en prioritario y la mentorización pasará a ser un complemento.

Hay muchos buscadores de empleo que dicen que cuando logren su trabajo, todos esos problemas desaparecerán, se acabará la ansiedad, el estrés o la depresión, pero generalmente ellos mismos saben que no es así, probablemente porque esos mismos problemas fueron los que les alejaron de su anterior trabajo.

Es importante que te preguntes que es lo primero en lo que piensas nada más levantarte por la mañana, esa es justamente tu máxima prioridad subconsciente, quizá esto te sirva de pista para saber si necesitas contar con un psicólogo que te ayude a recuperar tu centro, tu poder, tu fuerza de empuje, para desde ahí, RECONSTRUIRTE.

Te invito a que visites esta entrada para trabajar este asunto del equilibrio entre las diferentes facetas de nuestra vida en BUSCAR EL EQUILIBRIO, NO ES ESTARSE QUIETO.

Por cierto, como siempre recomiendo, si es la primera vez que nos lees, te recomiendo que empieces por el principio, en la entrada REINVENTARSE.

 Puedes continuar con la serie sobre empleabilidad en TRAS LO QUE TEMES, ESPERA LO QUE DESEAS.

Compártelo si te gusto, y deja tu comentario.

Deja un comentario

18 + = 27